• Últimas Reseñas

    Reseña ✻ Ciudades de papel

    lunes, 17 de noviembre de 2014

    ¡Buenas, mis pequeñotes! ¿Qué tal habéis comenzado la semana? Yo, después de un fin de semana algo ajetreado por unos problemas personales, he cogido la rutina con ganas.
    Como el sábado me fue imposible publicar la reseña que tenía pensada, he decidido traerla hoy, que aunque sea lunes de cine, hoy haré la excepción porque me apetece publicar una reseña. Se trata de un libro que, en mi opinión, hay que digerir con tiempo para saber apreciarlo.
     Título: Ciudades de papel.
     Titulo original: Paper towns.
     Autor: John Green.
     Editorial: Nube de tinta.
     Páginas: 364
     ISBN: 9788415594284
     Precio: 14,95 €

    En su último año de instituto, Quentin no ha aprobado ni en popularidad ni en asuntos del corazón... Pero todo cambia cuando su vecina, la legendaria, inalcanzable y enigmática Margo Roth Spiegelman, se presenta en mitad de la noche para proponerle que le acompañe en un plan de venganza inaudito. Después de una intensa noche que reaviva el vínculo de una infancia compartida y parece sellar un nuevo destino para ambos, Margo desaparece dejando tras de sí un extraño cerco de pistas.

    Con un estilo único que combina humor y sensibilidad, John Green, el autor de Bajo la misma estrella, teje una emotiva historia a la que da vida un inolvidable elenco de personajes. Ganadora del prestigioso premio Edgar, Ciudades de papel aborda los temas de la amistad, el amor y la identidad para plantearnos una pregunta: ¿vemos en los demás, y en nosotros mismos, solo aquello que queremos ver?
    Quentin y Margo son vecinos de toda la vida. Cuando eran pequeños eran amigos y un día, sucede algo que les une para toda la vida: encuentran a un hombre muerto. Sin embargo, después de eso, sus caminos se separan. Margo se convierte en una chica popular, bonita y Quentin es más bien uno de los “empollones” que pasa bastante desapercibido en el instituto. Sin embargo, un día Margo acude en su busca.

    ¿Decepción? Sí, posiblemente sea eso lo que he sentido al leer el libro. Debo decir que me ha creado sentimientos diferentes. He tenido que reflexionar bastante al terminarlo y pensar muy bien en qué me había parecido realmente. Cuando leí la última palabra sentí que había sido una pérdida de tiempo. Ahora, después de pensar en él, sí que he encontrado la esencia de esta novela. Aún así, esperaba más.

    Veréis, el libro está dividido en tres partes. En la primera, tenemos el reencuentro entre Margo y Quentin y la aventurilla que viven los dos juntos. Esta parte resulta entretenida y realmente puede ser un inicio bastante prometedor; sin embargo, la segunda parte tiene un ritmo muchísimo más lento. Margo ha desaparecido y la obsesión que tiene Quentin por ella en ocasiones me ha resultado bastante frustrante y, con lo inteligente que él es, me ha hecho creer que es tonto de remate. Es ya en la tercera parte, cuando mis esperanzas en el libro estaban totalmente perdidas, cuando la historia recupera el ritmo algo más ágil y te hace pegarte otra vez a sus páginas.

    He llegado a la conclusión de que algo que ha influido bastante en las conclusiones sobre el libro han sido los personajes. Quentin, no me ha acabado de gustar. La historia está contada desde su punto de vista, y debo decir que no lo entiendo. No entiendo cómo puede tener tal obsesión por una chica con la que ha estado casi 10 años sin tener relación y, después de una noche juntos, resulta que está enamorado y renuncia a todo por ella. Por otro lado, Margo es… tremendamente complicada; aparentemente, es una chica feliz que tiene todo lo que pudiera querer; sin embargo, según vas conociendo su personaje, comienzas a ver que, por dentro, está rota, no es feliz, la relación con sus padres no es buena y todo eso hace que quiera huir. Aun así, me ha parecido una persona tremendamente egoísta, no se preocupa por todas las personas a las que deja atrás ni por lo que puedan sentir y eso es algo que no me ha gustado en absoluto. Por último, están los amigos de Quentin, Ben y Radar; de ellos puedo decir que me parecen unos inmaduros totales pero que tienen una paciencia increíble, ya que siempre que Quentin les llama, pierden el culo por él (sobre todo Radar) a pesar de que él no les demuestra el más mínimo interés por sus asuntos. Su vida se basa en Margo, Margo y más Margo.

    A pesar de todo esto, sí he encontrado aspectos que me han gustado bastante. Por un lado, el libro es una bonita reflexión sobre las personas y sus vidas vacías, ya que crees que conoces a una persona y cuando realmente lo haces es otra totalmente diferente; viven en una rutina dentro de una “ciudad de papel” que, en muchas ocasiones no te aporta nada. Lo bonito del libro es que te muestra que, aunque no lo sepamos, todos somos superficiales y que, cuando conseguimos lo que queremos, nos damos cuenta de que no es lo que pensábamos. Cada uno nos creamos una idea sobre algo o sobre alguien y luego nos damos cuenta de que sólo era eso: una idea.

    En definitiva, "Ciudades de Papel" es una novela que resulta algo lenta en ocasiones pero en la que puedes encontrar varias reflexiones interesantes. No esperéis una obra maestra porque, al menos para mí, no lo es; pero sí que es cierto que te da qué pensar, y te hace abrir un poco los ojos en esta sociedad tan superficial y, en ocasiones, ciega.

    John Green nació en Indianapolis en 1977, y se graduó en Lengua y Literatura Inglesa y Teología en el Kenyon College. Tras empezar carrera en el mundo editorial como crítico y editor, ha sido galardonado con el premio de honor Printz y el Premio Edgar. Su última novela, Bajo la misma estrella, ha sido recibida por la prensa con un aluvión de críticas entusiastas y permanece en lo más alto de las listas de ventas en Estados Unidos desde su publicación.

    6 comentarios:

    1. Hola! Lo terminé no hace mucho y me encantó, no me esperaba para nada encontrarme con una historia así. Me pasó lo mismo que a ti con Margo, es complicada y no terminó de caerme bien. Pero Quentin y sus amigos son lo más, me hicieron reír en más de una ocasión, son auténticos de verdad! Besos!

      ResponderEliminar
    2. Ufff yo con Margo es que no pude, ¿eh? Logré entenderla un poco al final del libro pero igualmente se me hizo insoportable. Quentin no me cayó mal pero como Ben y Radar ninguno :P

      Un beso, Sara ♥

      ResponderEliminar
    3. Me siento super identificada con tu reseña, me paso lo mismo! No sabría decirte si fue la historia tipo "bucle" o los personajes pero me dejo chof, chof! Aunque tiene algunas reflexiones preciosas :)

      ResponderEliminar
    4. Solo he leído Bajo la Misma Estrella y me encantó.
      Esta otra parte de una idea que me flipa: los reencuentros, pero con tu reseña le bajo mucho las expectativas y seguramente gracias a eso lo voy a disfrutar más y me has salvado de la desilusión ;) aunque voy a tardar mucho en cogerlo, jeje.
      Un abrazooo!!!

      PD: y ánimo con ese bache que dices del finde :*

      ResponderEliminar
    5. No sé qué pensar de esta novela. Por un lado tengo ganas de leerla. Está claro que no todas las historias de este autor nos van a gustar tanto como Bajo la misma estrella.
      Besos :*

      ResponderEliminar
    6. Yo he terminado con este autor, he leído dos libros suyos y no me gustaron, así que paso xDDD
      Besos!

      ResponderEliminar

    Gracias por dejar tu comentario ♥